BIOGRAFIA

“Villavecchia trabaja desde la excelencia como compositor e intérprete, con piezas de largo recorrido repletas de mil y un detalles, de momentos de gran lirismo y de reminiscencias de la llamada música étnica. Según como, su música encajaría en formato orquestal ”

- Martí Farré, La ruta del jazz - Núvol

Max Villavecchia es pianista y compositor. Estudió solfeo y armonía en la Academia Marshall de Barcelona con Vicky Canut y Alfredo Armero, donde estudió parte del repertorio clásico durante 10 años (Mozart, Chopin, Schubert, Bach, Ravel, Debussy, Rachmaninoff y Prokofiev entre otros). En la adolescencia se interesó por otros instrumentos, como la batería y la guitarra, aprendiendo a tocarlos de forma autodidacta. 

 

En 2016 obtiene el grado superior de música moderna y jazz en el Taller de Músics. Durante este periodo recibe clases de Joan Monné, Marco Mezquida e Ignasi Terraza y participa en masterclasses con Danilo Pérez, Bruce Barth, Michael Kanan, Chano Domínguez y Chicuelo. En el Taller cursó también parte del grado de composición con Enric Palomar. 

Completa sus estudios con un posgrado en el Conservatorium van Amsterdam en el programa “Contemporary Music through Non-Western Techniques”, dirigido por Rafa Reina, donde se especializa en técnicas de música carnática del sur de la India.

 

Actualmente compagina diferentes proyectos musicales que hacen del joven pianista un músico con carácter transversal: jazz, flamenco, fusión, folklore, canción de autor y libre improvisación son estilos que conviven en el universo sonoro del artista. Es miembro del grupo de flamenco-fusión Los Aurora con quien ha hecho gira por España, Hungría, Canadá, Corea del Sur, Alemania, Polonia, Israel y Rusia presentando su primer trabajo discográfico. Lidera el proyecto Midstream presentando repertorio original en formato trío de jazz. Ha trabajado como compositor en proyectos audiovisuales y de danza. 

DISCOGRAFIA

MV_Cd cover .jpg

Midstream (trad. la corriente del medio)

se refiere a un lugar en el que el sujeto se coloca como observador de la realidad y no como actor,

un lugar por el que el agua fluye con fuerza pero no arrastra,

en el ojo del huracán donde reina una calma misteriosa.

 

COLABORACIONES